Reinvéntate de Adentro Hacia Afuera

REVEL … según el diccionario: lively and noisy enjoyment, abandono gozoso.

¿A qué te suena? 

A mi me lleva inmediatamente a esto: crear algo nuevo, darme permiso de explorar nuevas opciones, REINVENTARME. Pero sobretodo, hacerlo de adentro hacia afuera y en MENTE, CORAZÓN Y CUERPO.

Es por eso que te doy la bienvenida con un tema fundamental para REVEL, ¿CÓMO REINVENTARME GENERANDO UN NUEVO HÁBITO?

Te tengo dos noticias, una buena y una mala.

Primero la mala porque es la que escogemos siempre, un hábito “malo“ nunca se borra de tu sistema. La buena noticia, es que puedes crear nuevos hábitos que ocupen el lugar de otros no tan buenos y dejarlos en el olvido.

¡Ya sé! Has intentado miles de veces y siempre acabas tirando la toalla. Por eso aquí te dejo 5 tips básicos que te van ayudar mucho para que al final logres hacerlo en automático (como cuando te subes al coche y te pones el cinturón de seguridad, sin darte cuenta.)

Lo primero es que sepas ¿por qué es tan difícil romper con un hábito?  No es porque no tengas fuerza de voluntad. Generalmente los hábitos los repites porque su base es el placer y por eso son particularmente difíciles de romper. El comportamiento agradable hace que tu cerebro libere dopamina (yo la llamo Healthy Drug) la cual te da una sensación instantánea de placer y recompensa que va fortaleciendo el hábito y creando el deseo de volver a hacerlo. Lo bueno es que este patrón también lo generan los buenos hábitos.

 Busca un hábito positivo que sustituya al negativo. Será mucho más fácil porque de esa forma ocuparás el lugar del viejo hábito.

 No te enganches con el tiempo. Aunque por lo general te lleva de 21 días a 3 meses crear un nuevo hábito, esto del “ONE SIZE FITS ALL” no aplica. Eres único e irrepetible y tienes diferentes necesidades. Ten paciencia.

Enfócate en un solo cambio a la vez y hazlo poco a poco. Que sean pasos chiquitos pero reales.

Acéptate perfectamente imperfecto y si de pronto en el camino hacia generar un nuevo hábito tienes una caída, levántate, recupérate y piensa que todo lo que ya hiciste no se borra.

Y lo más importante… ya decidiste cambiar… ya tienes la mitad del camino recorrido. 

¡DISFRUTA Y SOBRETODO CONFÍA EN EL PROCESO!

Mary Carmen

Déjanos un comentario